jueves, 9 de junio de 2011

Cernícalo vulgar y cernícalo primilla III: juveniles.

La diferenciación de las dos especies resulta especialmente complicada en los juveniles, puesto que aquí el parecido es tal que raya la identidad entre juveniles de una y otra. A parte criterios generales como la coloración de las uñas o la expresión facial, más "fiera" y con la línea claramente dibujada que llega hasta detrás del ojo en el cernícalo vulgar, solo es posible indicar que en ésta última especie el barreado de las partes superiores es relativamente más grueso que en el primilla. Pero este criterio, que de poco sirve en las hembras, tampoco es muy práctico en los juveniles.

Juvenil de cernícalo vulgar: sus partes inferiores son más marcadas y abigarradas que las del cernícalo primilla, pero este criterio, por su relatividad, no siempre será útil en el campo. (Doñana-Sevilla Junio 2010)

Juvenil de cernícalo vulgar (Doñana, Sevilla: Junio 2009): Destacan sus garras más robustas que las del cernícalo primilla, con uñas negras y no blancas, así como la ya tantas veces referida expresión facial. Por lo demás, se observan los bordes pálidos de las grandes coberteras.

Juvenil de cernícalo vulgar (Doñana Sevilla Junio 2011): Se diferencia del primilla por la expresión facial unida al color de las uñas. Nótense los bordes claros de las grandes coberteras y primarias.

Juvenil de cernícalo primilla: obsérvese la mejilla muy clara sin línea negra que, por encima del ojo, lo sobrepasa por detrás, dando una expresión al rostro menos fiera que la del cernícalo vulgar. Se aprecian los bordes claros de primarias y grandes coberteras, y las uñas blancas y garras menos robustas (Trujillo. Julio 2009)

Juvenil de cernícalo primilla: Obsérvense los citados bordes claros de primarias y coberteras, así como la expresión facial. Trujillo Junio 2009

Cernícalo primilla juvenil: véase la expresión facial (Trujillo Junio 2010)

Juvenil de cernícalo primilla (Trujillo Julio 2010): Repárese en la cola corta propia del juvenil y en las partes inferiores con primarias y secundarias más claras y menos marcadas que en el cernícalo vulgar.

Juvenil de cernícalo primilla (Trujillo Julio 2010)

Cernícalo primilla juvenil, ala desplegada: véanse los bordes claros de las coberteras, primarias y secundarias (Trujillo Junio 2009)
Por ello, parece adecuado que nos centremos en algo especialmente interesante, como es la posibilidad de determinar el sexo del individuo en cuestión, a pesar de que aparentemente machos y hembras juveniles son indistinguibles por la coloración del plumaje, plumaje que, a su vez, es en casi todo análogo al de las hembras adultas.
No podemos profundizar demasiado aquí, por lo que me remito al ya indicado trabajo sobre identificación de cernícalos ibéricos. Los juveniles suelen diferenciarse de la hembra adulta por los bordes claros de las coberteras y secundarias, así  como la cola más corta, al menos en el tiempo que sigue a su salida del nido y sus primeros vuelos...
Los machos y las hembras juveniles pueden diferenciarse por el diferente grosor del barreado de las partes superiores y la cola, más fino en los machos que en las hembras, por término medio, así como por la coloración de la cola, que suele ser o tender a ser más grisácea en los machos que en las hembras, sin que esto, no obstante, no quiera decir que individuos aparentemente hembras (con plumas de la cola marrón), no puedan resultar ser machos, por lo que no siempre es fácil determinar el sexo de tales juveniles.

Cernícalo primilla juvenil (Trujillo Junio 2008): ala desplegada, véanse detalles de su plumaje.
Cernícalo primilla (Trujillo Julio 2007): véanse los bordes de las coberteras y la expresión facial, además de las uñas blancas.


Cernícalo primilla, juvenil (Trujillo Junio 2010): Obsérvense los bordes pálidos de las coberteras y primarias, además de las uñas blancas.

Juvenil de cernícalo primilla (Trujillo, Junio 2008): Obsérvense las partes inferiores de sus alas relativamente claras, así como las uñas blancas.

Cernícalo primilla, juvenil (Trujillo Junio 2009): el barreado de las partes superiores, relativamente grueso, que hace pensar en una posible hembra.

Cernícalo primilla (Trujillo Julio 2008): el barreado relativamente fino y el tono grisáceo en la cola hacen pensar en que probablemente se trate de un macho.

Cernícalo primilla juvenil (Trujillo Junio 2008): barreado extraordinariamente fino y cola grisácea. Posiblemente sea un macho.

Joven cernícalo primilla (Trujillo Julio 2008): el grueso barreado de las partes superiores y la cola, y el tono marrón de la cola, hacen pensar en una posible hembra.

El grueso barreado de las partes superiores y cola de este juvenil de cernícalo primilla, así como la ausencia de tono grisáceo en la cola, hacen pensar en una posible hembra (Almendralejo, Junio 2004)

Obsérvese la expresión facial de este juvenil de cernícalo primilla, con el tono claro de la mejilla y la casi ausencia de línea por encima del ojo, que da al rostro una expresión menos fiera que en el cernícalo vulgar (Almendralejo Junio 2004)

Juvenil de cernícalo primilla (Trujillo Junio 2009): obsérvese el tono grisáceo en la cola y el fino barreado de ésta y de las partes superiores. Posiblemente se trate de un macho.


Además, en el cernícalo primilla especialmente, se aprecia que el barreado de las partes superiores de las hembras adultas es más fino y suele tener forma de galón, aunque esto ya vimos como no siempre es cierto. El barreado de las hembras juveniles sería así más grueso que el de las adultas. Y ya vimos como las hembras de primer año calendario muestran un claro contraste entre las plumas de las partes superiores ya mudadas, propias de individuos adultos, y parte de las coberteras mayores que aún ostentan un barreado más grueso juvenil.

Posible hembra en su segundo año calendario (Cáceres mayo 2007) Obsérvese el contraste entre las coberteras grandes y el resto de las partes superiores. Las coberteras grandes con barreado más grueso propio  del juvenil, el resto de partes superiores, con barreado más fino, propios del adulto.

Posible hembra en segundo año calendario (Trujillo Julio 2011): obsérvese el contraste entre el barreado de las grandes coberteras, más grueso como en individuos juveniles, y el resto de las partes superiores, de barreado más fino propio de la hembra adulta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario